¡Qué mes! El largo verano parecía traer un anhelo de ir hacia adentro y profundizar. A medida que los días se hacen más cortos, hay más y más interés en los programas basados en la naturaleza. Me siento muy privilegiada de hacer este trabajo y estoy feliz de compartir con la comunidad algunos de los programas que facilité en Israel este mes y algunos de mis pensamientos sobre el camino.

Abrir por séptima vez la formación de dos años sobre cómo liderar procesos basados en la naturaleza para el desarrollo personal fue todo un reto. Este año contamos con 50 alumnos, 25 de primer año que van acompañados de 10 alumnos facilitadores y 15 alumnos de segundo año.

El primer año se construye con seis viajes de 3 a 4 días en la naturaleza. El tamaño del grupo y las tormentas eléctricas esperadas requirieron la creación de un entorno seguro y bien mantenido. A medida que pasaban las horas parecía que el círculo se hacía cada vez más pequeño, y al segundo día después de bailar bajo las estrellas y bajo la lluvia, me sorprendió lo íntimo y cercano que se había vuelto el círculo en tan poco tiempo. Es esencial aprender a rendirse al clima con todos los regalos que trae, cuando estamos abiertos y conscientes de vincularlos con el proceso grupal. https://www.leanaor.com/

Un proyecto muy importante en Israel es “BishvilHamachar”, traducido como el camino del mañana, una organización que lleva a los soldados que han sufrido traumas en la batalla al desierto para un viaje de sanación. https://www.bshvil.org/?lang=en

Me pidieron que les diera a los terapeutas muy experimentados que facilitan estos procesos un taller sobre cómo trabajar con la naturaleza en lugar de en la naturaleza. Esto requería una nueva perspectiva sobre la facilitación: facilitar dentro de una zona desconocida e inesperada donde soltar el control y confiar en la naturaleza fue un gran acto de fe. Siento que es de suma importancia ayudar a los profesionales a expandir sus perspectivas personales para incluir a la naturaleza como compañía (más sobre esto en mi artículo «trabajando con la naturaleza en terapias basadas en la naturaleza» https://journals.sagepub.com/doi/abs/10.1177/1053825920933639)

 

Este año, el programa de capacitación para terapia de aventura me pidió que enseñara terapia de naturaleza, integrando aspectos espirituales y ecológicos en su trabajo. Se establecieron conexiones tan maravillosas y nuevas para que los estudiantes regulares pudieran unirse con la naturaleza. Me gustaría compartir una intervención que facilité con ellos que se puede usar fácilmente con diferentes poblaciones en varios entornos:

**Acostado de espaldas mientras estás en tu mente con un dilema que está muy presente en tu vida hoy. Ahora mira más allá de las nubes y mientras sientes la tierra apoyándote, piensas de dónde venimos como humanos (polvo de estrellas, agua y tierra). Respira hondo unas cuantas veces y deja que tu cuerpo se hunda en la tierra mientras lo sostiene de una manera tan suave… ten en cuenta el viento en tu cara y las nubes que pasan… después de 10-15 minutos siéntate y escribe cómo ven las nubes tu dilema y lo que surgió para ti desde una perspectiva más amplia de la red de la vida de la que somos parte.

Y por último, pero no menos importante, nos estamos preparando para el solsticio de invierno, y estudiantes del pasado y del presente se reúnen durante 24 horas en una carpa en el desierto y pasan la larga noche compartiendo su luz entre ellos a través de ofrendas, talleres, danza y música que traen a la comunidad.

Estos son tiempos de oscuridad, no solo en horas de luz sino a lo que se enfrenta la humanidad y la ecología. En estos tiempos me ayuda recordar la historia del rey que pidió a sus hijas que llenaran la cámara más grande del palacio concediéndole el reino. La hija mayor llenó la recámara con heno, la segunda con arena y la hermana más pequeña solo enciende una vela llenando de luz la habitación.

Cálidas bendiciones picantes

 

Artículo anteriorMaggilagundiwala. Inmersión en la ancestralidad y la sabiduría de la tierra
Lia Naor (PhD) is a nature therapist and researcher at the Department of Counseling and Human Development at the University of Haifa. Her research focuses on the process of positive transformation as occurring in the natural environment. She heads “Ways of knowing”, a center for personal and professional development through nature based processes for groups and individuals. Lia leads several academic programs and has published her research in leading academic journals. Lia has developed several evidence based models that provide practitioners with practical frameworks for working with nature as an active partner in therapeutic processes toward growth and flourishing.