Abya Yala es el nombre que le hemos dado a nuestro centro de Ecopsicología Koru Transformación, ubicado en la región del Darién, en el corregimiento de San Francisco del municipio de Acandí-Chocó (Colombia)

Puedo decir que este espacio se está gestando desde hace más de 20 años. Fue en 1998, cuando realicé unos de los viajes más importante de mi vida Nómada. Mis sueños y mi amor por la tierra me llevó al Darién Colombiano. Una zona con una historia de violencia muy fuerte: luchas por el territorio, presencia de grandes multinacionales extractivistas, pobreza, matanzas, es decir patriarcado y degeneración en acción.  Y además de esto, tal vez en la misma intensidad que la muerte, una tierra abundante y rica en vida, biodiversidad, agua, alimentos, sol, cultura y creación. El Darién es un perfecto microcosmos de la polaridad de vida-muerte / anabolismo-catabolismo de Colombia y el mundo.

Conocer esta región me significó abrir la mirada a la vida y a diferentes formas de estar en ella. Allí se podía vivir con la tierra, en la tierra, para la tierra, podía sentir que mis pasos eran bien recibidos; podía dejarme arrullar por la ternura de la mar y sentir su fuerza salvaje, y podía dejar volar mi imaginación y observar sin parar las estrellas fugaces.   Fui muy feliz en esta época de mi vida.

En ese momento se sembró en mi cuerpo la semilla del sueño: Tener una casita redonda en la selva, al lado de la mar, en donde vibrar con la matriz primordial, viviendo en el propósito de servir a la tierra y de acompañar a otros seres humanos en sus procesos de sanación integral. Este sueño/semilla ha estado en compostaje por más de 20 años.

Después dejé de ir por esos lares. Los des-encuentros con los grupos paraestatales, la violencia que seguía recorriendo el territorio, la lucha entre grupos violentos, el extractivismo feroz de acciones como el narcotráfico, me expulsaron físicamente de la región. Y aunque la vida me llevó por caminos muy diferentes y alejados del Darién y de Colombia, siempre he llevado en mi corazón esta experiencia tan rica en vida, aventura, intensidad, creación y  amor.

Y después de 20 años regresé. Venía visitando con más frecuencia a Colombia desde un llamado fuerte del alma, de la familia, de la tierra, de las raíces, y por supuesto decidí visitar la región del Darién. Le propuse a Claudio, mi compañero, que fuéramos a un lugar mágico, y allí nos recibieron nuestros querido amigos Victor Vélez y Ana María Arango del Vaivén de Hamacas.

Y así regresamos a este territorio que te recibe con los brazos abiertos, en donde tu cuerpo sabe que llega a casa, en donde las olas, las montañas, los humanos te abrazan con el alma. Y en donde la magia opera para activar la semilla de los sueños que estaban dormidos.

En este viaje de regreso conocimos un pequeño terreno entre la selva y la mar, un lugar custodiado por dos árboles enormes de ricos mangos, con una montañita que tímidamente nos saludaba, una gran iguana que nos miraba indiferente y un Genius Logis que accedió amablemente a que ingresáramos.  Así que abracé el gran mango árbol, y de repente la semilla brotó, mi corazón saltó, y mis células escucharon: es aquí donde tienes que estar, es aquí, en Abya Yala”

Y cuando el cuerpo entra en certeza, la vida entra en flujo.

Desde este momento, estamos cuidando los brotes de la semilla, que de forma orgánica y fluida se están convirtiendo en ramas fuertes para poder sostener nuestro Proyecto:

Letrero realizado por la diseñadora Ana María Arango

Por qué Abya Yala:

Al regresar de uno de nuestros recorridos Nómadas por la comunidad Guna Yala de Panamá en el 2020, escuchamos que las personas denominaban Abya Yala a su territorio.  Nos resultó tan bello, tan melódico, su significado tan potente y liberador que nos tocó las fibras del corazón. Ya en la conversación con el árbol de mango, escuché: Es aquí… en Abya Yala. Y en honor a esto, hemos nombrado nuestro centro Abya Yala, en reconocimiento del lugar que habitamos y de donde pertenecemos.

Viezzer y Grondin nos cuentan:

“Las regiones ocupadas por los pueblos originarios antes de la llegada de los europeos tenían nombres diferentes: Tawantinsuyo, Anauhuac, Pindorama entre varios otros. Abya Ayla era la denominación dada por el pueblo Kuna, originario del norte de Colombia, para su territorio. En su idioma original, el término significa “tierra madura…tierra viva…tierra que florece”. Hoy en día, Abya Yala es un nombre propio que abarca todo el continente y fue elegido por los pueblos originarios como parte del proceso de superación del aislamiento político a que han sido sometidos desde el inicio de la colonización. Es una expresión afirmativa para superar la expresión eurocéntrica de “indios”, creada por europeos que han generalizado, en un único término, la identidad de cientos de pueblos originarios: Taíno, Azteca, Zapoteca, Maya, Olmeca, Mexica, Aimara, Quechua, Wari, Kaxinawa, Tikuna, Kaiapó, Terena, Carajás, Krenak, Araucano, Mapuche, Xavante, Tupi, Guaraní, entre tantos otros. La adopción del nombre común de Abya Yala para designar el territorio hoy conocido como América es parte de un proceso de construcción política de identidad de los pueblos originarios que viven en este territorio hace miles de años. Ese cambio caracteriza a la vez un nuevo ciclo en los movimientos de los pueblos originarios, mostrando el rol que desempeñaron y todavía desempeñan en la constitución de este continente. Se trata de un gesto de descolonización del pensamiento, que naturalmente debe reflejarse en la descolonización del modo de vivir en sociedad”(1)

Ha sido en el 2004 que se ha utilizado por primera vez este nombre oficialmente en los encuentros de comunidades originarias en la II Cumbre Continental de los Pueblos y Nacionalidades Indígenas de Abya Yala, realizada en Quito en 2004.  Abya Yala ha sido reiterada en la actualidad como el nombre oficial del continente ancestral en oposición al italianismo o nombre extranjero «América».

El indianista Constantino Lima lo define así: (2)

ABYA: tierra, pacha mama

YALA: persona en auge de juventud.

ABYA-YALA, tierra en pleno auge de juventud madura

 

Para qué Abya Yala:

Es por esto que nuestro Abya Yala, Centro de Ecopsicología Koru Transformación, es un espacio destinado a ser un centro de amor y reciprocidad con la tierra. Un lugar en donde podamos sanar juntas, renacer de nuestro dolor y de nuestras heridas y florecer polinizando con vida nuestra alma humana y el alma del territorio (el Darién, Colombia, Latinoamérica, y toda la tierra).

Sentimos que nuestro propósito de vida, se hace cuerpo en este lugar de muchas maneras.

  • Disfrutando y tomando lo que nos ofrece el territorio: paisajes, biodiversidad, frutas, mar, aire, sol, sal, vida.
  • Reconociendo y agradeciendo a las comunidades originarias, ancestrales y flotantes que habitan el espacio (Guna-Yala, Afrodescendientes, Mestizos).
  • Sintiéndonos parte del ecosistema y desde esta ética de pertenencia, aprendiendo a regenerarlo.
  • Siendo participes de la construcción de santuarios de paz en la región, desde el reconocimiento de la esencia y el potencial de la comunidad y el territorio, sintiéndonos guardianes de este pequeño rincón de la tierra, generando espacios de interser y co-evolución.

Es esencia pretendemos aprender a ser un espacio que ayude a mejorar la solidaridad y la colaboración social, para aumentar la salud y el bienestar de nuestras comunidades, regenerando nuestro ecosistema.

Para ello, estamos adelantando los siguientes programas que son semillas de regeneración y bienestar:

  • Mujeres en red Abya Yala: Programa destinado a fortalecer el bienestar de las mujeres del territorio, mediante el reconocimiento de sus potenciales y la recreación de la red de relaciones entre comunidades.
  • Cicla Recicla: Programa matriz de ecoalfabetización e intervención con la basuraleza de la región de San Pacho y Triganá.
  • Centro de prácticas como Ecotuner: Espacio abierto a nuestros estudiantes Koru, para que pongan en práctica los conocimientos de Ecopsicología aplicada al servicio del territorio.
  • Bosque comestible (regeneración y conservación): actualmente ya tenemos un pequeño terreno (necesitamos que sea más grande) que estamos cultivando con la ayuda de nuestros vecinos, en donde crecerán piñas, papayas, cocos, aguacates, borojós, bananos, arazás y muchas más frutas deliciosas de la región.
  • Espacios de sanación personal y colectiva con y para la tierra: Diferentes programas desde la ecospicología, la ecopsicoterapia, la danza primal, la psicoterapia transpersonal, sanación del trauma, en donde acogemos a personas de todo el mundo, para que puedan vivir una experiencia de renacimiento vital reconstruyendo los vínculos de amor con la tierra.

 

Amamos lo que hacemos

Confiamos en que estamos habitando nuestro propósito

Y nos sabemos peregrinos aprendices en aportar a la regeneración del planeta

Si quieres saber más de Abya Yala,

y de cómo poder unirte a nuestro propósito te esperamos aquí:

ABYA YALA, CENTRO DE ECOPSICOLOGÍA COLOMBIA

Gracias por leernos

Referencias Bibliográficas:

(1) Viezzer, Moema; Grondin, Marcelo. 2018. Abya Yala! (Spanish Edition) (pp. 264-266). Bambual Editora LTDA. Edición de Kindle.

(2) Constantino Lima en: Del Popolo, F. 2018. Los pueblos indígenas en América (Abya Yala): desafíos para la igualdad en la diversidad

 

Artículo anteriorEl viejo y la roca: para una reflexión EcoExistente
Marian Ríos: Psicóloga. Magister en Antropopología Social. Psicoterapeuta Transpersonal Integral y Profesora de Danza Primal por la Escuela de Psicología Transpersonal Integral de Argentina - EPTI. Certificada como Ecotuner / Ecopsicóloga por la International Ecopsychology Society de Chile. Coach y facilitadora Integral, Sistémica y Relacional. Charter IES para Colombia. Co-creadora del Modelo Koru de diseño y facilitación de experiencias de transformación desde paradigmas regenerativos y ecosistémicos. Coordinadora en España del Diplomado Internacional de Facilitación Ecosistémica (DIFE), certificado en conjunto con Gaia U Latina. Profesora y mentora de la Formación Ecotuning Trainning - Certificación en Ecopsicología de la IEs en Chile y Colombia.