¿Cómo se puede utilizar la ecopsicología en el mundo del activismo medioambiental? He aquí una propuesta de la ecotuner italiana Stefania Balzarotti, en apoyo de un comité local para la defensa de 240 árboles tristemente destinados a la tala.

Hay encuentros en la naturaleza en los que nacen nuevos pensamientos y donde los eventos sincrónicos confirman la dirección correcta en la que trabajar para “actuar” esas nuevas ideas y transformarlas en acciones concretas. La fuente de esta inspiración solo podrían ser 240 cipreses, una hermosa hilera de árboles que desde hace más de 20 años delimitan la Avenida  Galvani en Peschiera Borromeo, en la provincia de Milán, pero que corren el riesgo de ser derribados para dejar espacio a un carril bici … y a la replantación con otras especies.

Absurdo, ¿verdad? Arrancar 240 árboles que están bien cuidados para seguir dando aire, sombra y belleza a esa parte del país.

La buena noticia es que por ahora, después de más de un año desde la resolución del Ayuntamiento, los 240 árboles siguen ahí y esto gracias al compromiso civil del comité “La Voce degli Alberi di Peschiera Borromeo”, un grupo combativo de mujeres que están defendiendo su derecho a seguir siendo guardianas de la avenida.

¿Como? Liderando, informando, organizando eventos para dar a conocer esta historia y, mientras tanto, tomando acciones legales. Una amiga de Peschiera, partidaria activa del Comité, me informó de su historia, invitándome a darla a conocer. Así que nos reunimos el pasado mes de octubre para dar un paseo por el Carengione, un oasis que empieza desde La Avenida Galvani, y mientras caminábamos le hablé de mi formación como Ecotuner y de mi proyecto “¡Vamos a crecer!” donde, como Green Coach, organizo pequeños grupos de personas para experimentar la reconexión con la naturaleza en los bosques o áreas verdes. “El comité siempre necesita nuevas ideas, ¿podrías hacer una propuesta de paseo para promover y dar voz a nuestros árboles?”. “¡Por supuesto!” Respondí. Y, en cambio, ha llegado el segundo bloqueo,  la imposibilidad de realizar cualquier reunión presencial debido a la pandemia. Pero me gustan los desafíos, así que pensé que si no podíamos reunirnos en persona podríamos organizar … ¡una caminata virtual a través de un seminario web!

Franco Arminio, poeta e paesologo

Traducción: "Cada árbol es un pensador, un historiador local. 
Quédate quieto, explora la tierra donde nació"

Reunámonos el 21 de noviembre, propuse al Comité, ya que es el Día Nacional del Árbol. Tuve unos días para preparar una propuesta virtual, no estaríamos en la naturaleza. ¿Podría funcionar igual? ¿Y qué proponer concretamente al comité, qué actividad y con qué finalidad? ¿Cómo se puede utilizar la ecopsicología en el mundo del activismo en el campo ecológico? ¿Qué contribución puede hacer un Ecotuner a un grupo que está activo con un objetivo en particular?

Afortunadamente, al menos pude continuar frecuentando el bosque cerca de mi casa: reconozco lo fácil que es para mí encontrar las respuestas correctas, intuiciones e inspiraciones mientras camino en la naturaleza … Los mismos árboles me tranquilizaron, e inmediatamente pensé que el propósito del camino, aunque virtual, tenía que ser el de hacer que las personas experimentaran una sensación de conexión con la naturaleza. ¿Cómo? Encontrar formas, ejercicios y actividades para renovar el sentimiento de biofilia y sobre todo promover el sentido de afiliación hacia esos 240 árboles, reconocerse como parte de la naturaleza y reconocer el valor y servicio de 240 árboles que corren el riesgo de ser talados.

El desafío era crear relaciones ecológicas entre las personas del comité, entre las personas del grupo de apoyo con los cipreses.

Llamé al camino en línea: EL HILO QUE RECONECTA: reconocerse a uno mismo como naturaleza, un hilo metafórico, pero ¿no es ese hilo invisible que nos une a todos, nos une a los humanos y a los humanos con la naturaleza? Aquí, podría acompañar a las personas (incluso en línea) a redescubrir la conexión profunda con la red de la vida, incluso en una reunión virtual a través de Zoom, donde las personas aún pueden ver e interactuar, donde puedo usar imágenes y palabras clave para poder guiarlos en un camino para acercarse a la naturaleza. La invitación a los participantes fue tener cerca un elemento natural, lápiz y papel para escribir.

  • Invité, en primer lugar, a las personas conectadas a empezar a crear ese hilo y a presentarse contando algo sobre sí mismos a través de su primer recuerdo de la naturaleza. Para luego llevarlos a imaginarse presentandose con el corazón a los cipreces, visualizándonos conectados a ellos a través de sus (y nuestras) raíces.
  • Luego presenté la práctica de la “coherencia cardíaca”, una meditación guiada de conexión con el corazón. Se ha medido científicamente lo que le sucede a la carga eléctrica del corazón cuando se dicen ciertas palabras – en este caso fueron cariño, gratitud, aprecio, compasión y bondad – y es que la vibración de estas palabras genera un efecto en nuestro cuerpo que se almacena en nuestra memoria corporal. Para esta actividad había preparado diapositivas y me desplacé por las imágenes con destellos de álamos, imágenes evocadoras y poemas / citas sobre la naturaleza.
  • Después de esta práctica pasamos al juego de “Si yo fuera … un ciprés álamo de la Avenida Galvani” y la gente tenía que responder a estas preguntas ¿Cuál sería mi primer pensamiento? ¿Cómo utilizaría mi tiempo? ¿Qué me emocionaría? ¿Cuál sería mi regalo para el planeta? La persona que quisiera podía compartir las respuestas, o incluso solo una palabra en el chat.
  • El siguiente paso fue una experiencia sensorial: se invitó a las personas a tocar un elemento de la naturaleza que tenían en casa (planta, flor, hoja … o incluso animal) explorándolo con las manos, con los ojos cerrados por un rato, incluso con otras partes del cuerpo … como si no lo conocieran. ¿El propósito? Hacer que las personas percibieran la belleza del contacto con algo vivo para promover la biofilia, a través de un sentido, en este caso el tacto.
  • El juego de la “tarjeta de identidad ecológica” creado por Pamela d’Alisa, una ecopsicóloga italiana, fue la siguiente invitación. El objetivo de este ejercicio es ampliar el sentido de la propia identidad redefiniéndonos a nosotros mismos a través de elementos del mundo natural. ¡Propuse esta actividad para que la gente se identificara y se sintiera parte de la naturaleza y así “aliarse” con los árboles!
  • Para cerrar el encuentro, invité a las personas a compartir un pensamiento / frase elaborando todo lo que salió del encuentro para dar “pensamientos” a los cipreses.
  • Al final, para concluir, dimos todas las referencias prácticas y legales para poder apoyar la “batalla” del comité contra la tala de los árboles.

Este camino compartido generó en los participantes un sentimiento y una percepción de conexión con nuestros álamos, quienes no estaban ya involucrados en el Comité como colaboradores aportados de boca en boca o haciendo una donación. Este formato ciertamente se puede mejorar pero es una herramienta que espero sea un ejemplo y una ayuda concreta para quienes luchan por salvar árboles.

Stefania Balzarotti
Ecotuner y Green Coach

Franco Arminio, poeta e cantore del paesaggio

Traducción: "Y finalmente, no olvide dejar que las plantas escuchen 
los sonidos. Si le leemos poemas a una rosa: la rosa huele más"

PD: Nuestros álamos … ¡resisten! La última y buena noticia (11 de enero de 2021) es que el comité por ahora ha logrado detener la tala de árboles, incluso si la resolución aún no ha sido cancelada. Mientras tanto, también sumamos nuestra voz, la página de facebook La Voce degli Alberi Peschiera Borromeo. 

 

Artículo anterior500 científicos expresan preocupación por el colapso ambiental
Artículo siguienteMirando a través del yo dividido
Stefania Balzarotti
Hi, my name is Stefania Balzarotti, I live on Lake Como and I am a Green Coach. Nature has always been my ally. It taught me resilience, made me discover systems vision and understand how it is possible to nurture my biophilia. So I trained at the Italian school of Ecopsychology, attending in presence, often in a forest, and always using nature as a metaphor for a path of personal growth. With my project COLTIVIAMOCI! I sowed some seeds and I expect to see human blooms born, which are based on those ecological relationships that nature lives on if we observe it closely. Let's cultivate! For me it means RECONNECTING with nature and training ecological relationships with all the inhabitants of the Earth. SOW other ways of seeing, inspire new ideas, stimulate and motivate the action of good practices. CELEBRATE to strengthen the emotional bond with Nature. www.coltiviamoci.com Facebook and IG Coltiviamoci!